De niño a empresario

April 28, 2021

¿Crees que un menor de edad no puede comenzar un negocio? ¿Consideras que un empresario sólo puede ser una persona con muchos conocimientos en finanzas?

¿Crees que un menor de edad no puede comenzar un negocio?

¿Consideras que un empresario sólo puede ser una persona con muchos conocimientos en finanzas?

En el mundo de los negocios no existen leyes escritas en piedra y por ello cualquier persona puede emprender sin importar la edad. 

Muestra de esto es la historia de Henry Patterson, un joven británico que comenzó a emprender con sólo siete años de edad y fue reconocido en todo el mundo como un ejemplo de la creatividad que es típica en los menores de la casa.

Su primer proyecto puede que no suene algo atractivo ya que comenzó vendiendo bolsas rellenas de estiércol a poco más de un euro la unidad. Su segunda idea fue algo más tradicional ya que decidió vender mediante eBay productos de segunda mano que había adquirido y así promocionar su tienda virtual.

Con esta experiencia Henry pudo crear su tercera empresa la cual fue un negocio de venta de dulces para niños llamado “No antes del té”.

Él mismo creó su plan de negocios, la identidad visual de su compañía y junto con su padre (un profesional de la publicidad), diseñó su estrategia de marketing. En un mes llegó a su meta comercial inicial, pero aquí no acabó su historia.

¿Qué más podría hacer un niño que ha probado con múltiples modelos de ventas? El proyecto que Patterson construyó después (y sigue vigente hasta hoy) se trata de una editorial de libros y productora infantil, la cual inició con el libro de cuentos titulado “Las Aventuras de Sherb y Pip”, texto que ha conseguido vender miles de copias desde su lanzamiento en 2015.

Por si fuera poco, Patterson también capitalizó a los personajes de sus textos y decidió crear productos con ellos como bolsas de tela orgánica, bolsas de aseo y peluches, posicionándose en 60 tiendas en el Reino Unido.

Henry es solo uno de los tantos ejemplos de que nunca es demasiado tarde o demasiado temprano para comenzar a emprender, además de que los niños siempre tendrán una gran ventaja con su imaginación, teniendo así la capacidad de crear negocios exitosos si se lo proponen.

Nunca hay que dejar de pensar como niños al momento de innovar y aún más importante:

IMPULSEMOS A NUESTROS HIJOS A CREAR Y HACER REALIDAD SUS IDEAS.

FELIZ DIA DEL NIÑO